Menu

La dieta mediterránea es buena para el embarazo

Dieta mediterranea en el embarazo protege a los niños de asma y alergias

Piel de aceituna para prevenir el cáncer de mama.

Recomendaciones nutricionales de la AEP sobre el consumo de aceite de oliva en la infancia.

Alimentación en el bebé de nueve meses.

Ver todos...

Fin menu
Menu

Si dejas tu e-mail te avisaremos cuando publiquemos nuevos contenidos:

suscribirmeTambien te puedes suscribir mediante RSS aqui

Fin menu
El Aceite de Oliva en la nutrición infantil y la salud de los niños

Aceite de oliva para la salud cardiovascular

Investigadores del CSIC muestran que el aceite de oliva es beneficioso para la salud por su capacidad de proteger las células del sistema inmunológico

A los resultados de anteriores estudios sobre los beneficios de consumir aceite de oliva se le suma otro: el aceite de oliva disminuye la muerte celular que provoca la absorción de grasas durante la digestión debido a que incide en la respuesta inflamatoria de los vasos sanguíneos. El trabajo, llevado a cabo por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), indica, además, que este efecto aumenta si a la dieta se asocian ácidos grasos omega 3, habituales en el pescado azul.

El aceite de oliva disminuye la muerte celular que provoca la absorción de grasas durante la digestión. Ésta es la conclusión que se desprende de un estudio realizado por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que se ha publicado recientemente en Journal of Nutrition. Además, los resultados señalan que consumir aceite de oliva reduce la respuesta inflamatoria que tiene lugar en los vasos sanguíneos tras la absorción de las grasas.

El organismo, en el proceso pospandrial, es decir, después de la ingestión de nutrientes, absorbe grasas que provocan la necrosis de algunas células. Francisco Suriana, investigador del Instituto de la Grasa (CSIC) y coordinador del estudio, explica en un comunicado que los resultados apuntan que, "frente a la ingesta de otras grasas, el consumo de aceite de oliva reduce la muerte de monocitos y leucocitos". Estas células son las encargadas de la defensa de los diferentes tejidos del organismo, como los del hígado, el bazo o los pulmones.

Aceite protector

Este estudio confirma resultados de trabajos anteriores en los que ya se apuntaba que el aceite de oliva reducía la respuesta inflamatoria que se produce en la absorción de los alimentos. Durante el proceso, el tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos, formado por células endoteliales, se inflama. Cuanto más agresiva es esta situación y más se prolonga en el tiempo peores son sus consecuencias: acaba conduciendo a la formación de una placa de ateroma.

Los beneficios del consumo de aceite de oliva se incrementan si a la dieta se añaden ácidos omega 3 presentes en el pescado azul.

Esta situación puede provocar una obstrucción progresiva de las arterias causando isquemia en ese punto o desprendiéndose en forma de trombo y bloqueando cualquier otra arteria del cuerpo con consecuencias graves cardiovasculares, como infarto de miocardio o ictus cerebral. Según los autores, los resultados explicarían algunos casos de trastornos cardiovasculares en personas, en principio, con riesgo bajo de sufrir estas enfermedades.

Omega 3 de cadena larga

Este trabajo corrobora que la grasas monoinsaturadas, del aceite de oliva en este caso, reducen los niveles de colesterol respecto a los de triglicéridos que se transportan en sangre en el proceso posprandial. Asimismo, este efecto aumenta cuando en la dieta se le incorporan, aunque sea en pequeñas cantidades, ácidos grasos omega 3 de cadena larga que se encuentran en los pescados grasos.

Un estudio estadounidense, publicado en Journal of Clinical Investigation el mes de junio pasado, coordinado por Yong Chen, profesor de biología del cáncer de la Facultad de Medicina de la Universidad Wake Forest de Winston-Salem, Carolina del Norte, ya apuntaba que los ácidos omega 3 podrían ayudar a prevenir la enfermedad cardiaca e, incluso, el cáncer. Y el motivo que sugería es que estos ácidos grasos de cadena larga podrían modular la apoptosis (muerte celular programada).

Dieta mediterránea

De la primera y mayor investigación para determinar los efectos de la dieta mediterránea, conocida como PREDIMED, ya se extraían evidencias de que el aceite de oliva virgen tiene un efecto cardioprotector, además de los frutos secos, frente a la formación de placas de ateroma que provocan la arteriosclerosis. El trabajo, publicado en Archives of Internal Medicine, concluía que añadir a la dieta aceite de oliva virgen o frutos secos, como las nueces y las avellanas, es más beneficioso en personas con factores de riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular que seguir una dieta baja en contenido de grasas.

El estudio, coordinado por Ramón Estruch, pretendía conseguir el mayor nivel de evidencia científica sobre los beneficios de la dieta mediterránea en la prevención de la morbimortalidad en caso de alto riesgo de presentar enfermedad cardiovascular. Según los resultados del estudio, las personas que añadieron aceite de oliva a su dieta disminuyeron en un 8% los indicadores de inflamación en las arterias y las que la completaron con frutos secos obtuvieron una cifra del 9%.

Fuente: Revista Consumer

delicious Facebook Technorati Yahoo Meneame MySpace

Aceite de oliva para la salud cardiovascular
MONVA S.L © 2009 | Textos legales y politica de privacidad